Mirando el comercio justo desde la soberanía alimentaria

29/01/2013 at 09:47

cj3Esther Vivas

Artículo en el informe El comercio justo en Andalucía 2011: Estado actual y significación territorial (Universidad de Córdoba, 2013)

Mirar el comercio justo con las gafas de la soberanía alimentaria. Éste es el reto si queremos apostar por unas relaciones comerciales verdaderamente justas, tanto a escala internacional como local, donde no se impongan los intereses de unas pocas multinacionales que monopolizan el sector sino las necesidades de las personas y el respeto al ecosistema.

No se trata de más comercio sino de más justicia en lo social y en lo ecológico. De este modo, apostar por un comercio justo radicalmente transformador en las relaciones de producción, distribución y consumo pasa por interpretarlo y llevarlo a la práctica a partir de la demanda política de la soberanía alimentaria.

Cuando el ‘discurso único’ se resquebraja

Mucho ha llovido desde el inicio del movimiento por un comercio justo en el Estado español en los años 80, cuando se llevaba a cabo una actividad comercial irregular y voluntarista y donde no existían canales de distribución estables más allá de puntos de venta en ferias, jornadas solidarias, conciertos, etc. No fue hasta mediados la década de los 90 que el movimiento experimentó un crecimiento y consolidación importante. Las organizaciones más veteranas aumentaron entonces su tamaño y algunas ampliaron sus actividades asumiendo tareas de importación y distribución de productos, mientras que el número de organizaciones ascendía un 60% con la incorporación de nuevas ONG, tiendas, importadoras y distribuidoras. El volumen de ventas, en este mismo período, también creció considerablemente pasando de 13 millones de pesetas en ventas en 1990 a 700 millones en 19971.

El desarrollo y crecimiento del movimiento por un comercio justo no ha estado exento de debates ni de polémica a lo largo de esto años, tanto “hacia adentro” como “hacia fuera”. La necesidad de afrontar nuevos retos ha puesto de relieve diferencias de fondo entre las organizaciones acerca de qué se entiende por comercio justo, cuál es su objetivo, a través de qué medios se logra dicho objetivo, qué aliados, etc. De este modo, el “discurso único” acerca del comercio justo, centrado en las desigualdades comerciales Norte-Sur, que dio lugar al movimiento, se ha resquebrajado. Una situación que no sólo se ha dado en el Estado español, sino que anteriormente tuvo lugar en países como Francia e Italia y posteriormente en otros como Portugal y Grecia.

Asimismo, el movimiento por un comercio justo, a lo largo de estos años, no ha sido inmune a los acontecimientos que han tenido lugar a su alrededor. La emergencia del ciclo “antiglobalización”, a finales de los 90, y su crítica a las políticas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), los debates acerca de “qué” relaciones comerciales a escala global y las aportaciones sobre “otro” modelo de producción agrícola y alimentaria impactaron en el análisis y la práctica de algunas organizaciones de comercio justo.

A partir de los años 2000, podemos considerar que en el Estado español se fueron configurando dos polos de referencia en el movimiento por un comercio justo. Por un lado, una visión del comercio justo que se ciñe a los elementos originales que dieron lugar e este movimiento (criterios de producción en origen justas, apoyo a las organizaciones productoras en la periferia, énfasis en la comercialización y en la sensibilización en el Norte), que apuesta por colaborar con estrategias de Responsabilidad Social Corporativa con empresas multinacionales, que trabaja con la gran distribución y que cuenta con una presencia pública hegemónica (a nivel organizativo social, institucional y empresarial). Y que, consecuentemente, denominaremos: polo “tradicional y dominante”.

Y, por otro lado, una visión más integral de lo que es el comercio justo, que no se centra tan sólo en unas condiciones de producción justas en origen sino que considera globalmente toda la cadena de comercialización, desde su elaboración en origen hasta su distribución y venta final, que no reclama tan sólo unas relaciones de justicia comercial a escala global sino también en lo local, que rechaza colaborar con multinacionales de la industria agroalimentaria y supermercados, que establece alianzas con movimientos sociales de base y que tiene una presencia pública minoritaria. De aquí que lo llamaremos: un polo “global y alternativo”2.

Aunque hay que tener presente que el movimiento por un comercio justo no es algo estanco. Y a pesar de que encontramos a organizaciones estables y con rol de liderazgo en ambos polos de referencia, una parte de las organizaciones fluctúan entre uno y otro según el tema y el cómo se ven afectadas por las problemáticas con las que se encuentran, en lo que podríamos denominar una situación de polarización dinámica.

La soberanía alimentaria como brújula

Estos dos grandes polos de referencia, sensibilidades e interpretaciones sobre qué es el comercio justo se han ido configurando, como antes señalábamos, en la medida en que sus organizaciones han tenido que ir enfrentando nuevos debates y retos: ¿lo prioritario es vender productos de comercio justo? Y si es así, ¿a qué precio? ¿Con qué aliados? ¿Cómo llegamos a más gente? ¿Qué equilibrio entre comercialización y sensibilización? ¿Trabajamos sólo el comercio justo a escala internacional o también local? ¿Tiene sentido el uno sin el otro? Etc.

La emergencia a mediados de los años 90 de la propuesta política de la soberanía alimentaria de la mano del movimiento internacional La Vía Campesina, y el eco que consiguió posteriormente con el ciclo “antiglobalización”, interpeló algunas de las organizaciones del movimiento por un comercio justo y las orientó, actuando como guía y brújula, a posicionarse en estos debates. La soberanía alimentaria dotó de perspectiva a un sector del movimiento por un comercio justo, estableciendo claramente las líneas rojas de su teoría y práctica.

Pero, y antes de continuar, qué es la soberanía alimentaria, porqué se plantea y qué propone. Lo analizamos a continuación.

La globalización neoliberal, en su trayectoria por privatizar todos los ámbitos de la vida, ha hecho lo mismo con la agricultura y los bienes naturales, sometiendo al hambre y a la pobreza a una inmensa parte de la población mundial. Hoy se calcula que en el mundo más de mil millones de personas pasan hambre, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cuando, paradójicamente, se producen más alimentos que nunca en la historia. Como indica la organización internacional GRAIN, la producción de comida se ha multiplicado por tres desde los años 60, mientras que la población mundial tan sólo se ha duplicado desde entonces3, pero los mecanismos de producción, distribución y consumo, al servicio de los intereses privados, impiden a los más pobres la obtención necesaria de alimentos.

El acceso, por parte del pequeño campesinado, a la tierra, al agua, a las semillas… no es un derecho garantizado. Los consumidores no sabemos de dónde viene aquello que comemos, no podemos escoger consumir productos libres de transgénicos. La cadena agroalimentaria se ha ido alargando progresivamente alejando, cada vez más, producción y consumo, favoreciendo la apropiación de las distintas etapas de la cadena por empresas agroindustriales4, con la consiguiente pérdida de autonomía de campesinos y consumidores.

Frente a este modelo dominante del agribusiness, donde la búsqueda del beneficio económico se antepone a las necesidades alimentarias de las personas y al respeto al medio ambiente, surge el paradigma alternativo de la soberanía alimentaria. Una propuesta que reivindica el derecho de cada pueblo a definir sus políticas agrícolas y alimentarias, a controlar su mercado doméstico, impedir la entrada de productos excedentarios a través de mecanismos de dumping, a promover una agricultura local, diversa, campesina y sostenible, que respete el territorio, entendiendo el comercio internacional como un complemento a la producción local. La soberanía alimentaria implica devolver el control de los bienes naturales, como la tierra, el agua y las semillas, a las comunidades y luchar contra la privatización de la vida.

La propuesta de la soberanía alimentaria no empuja a un retorno romántico al pasado, sino que se trata de recuperar el conocimiento y las prácticas tradicionales y combinarlas con las nuevas tecnologías y los nuevos saberes5. No debe consistir tampoco en un planteamiento localista6 ni en una “mistificación de lo pequeño” sino en repensar el sistema alimentario mundial para favorecer formas democráticas de producción y distribución de alimentos.

Líneas rojas

Incorporar el análisis y la propuesta de la soberanía alimentaria al movimiento por un comercio justo implica dotarlo de una perspectiva política global. Ya que si bien el comercio justo enfatiza la demanda de justicia en la comercialización, y específicamente en el comercio internacional, no se puede obviar que el comercio es tan solo un tramo de una cadena de producción, distribución y consumo de alimentos mucho más amplia y que la justicia en las prácticas comerciales es indisociable de la justicia en cada uno de los tramos de esta cadena, desde la producción hasta la distribución final, ya sea en el Sur o en el Norte. Y es en esta mirada al todo, donde la soberanía alimentaria orienta a un comercio justo que no sólo busca transformar un sistema comercial profundamente injusto sino un modelo productivo y consumista irracional e insostenible7. Lo vemos en detalle.

De lo local y lo global. A pesar de que el comercio justo pone el énfasis en la comercialización internacional, no obvia los criterios de justicia en la producción en origen. La debilidad del análisis de un sector del movimiento, del polo “tradicional y dominante”, reside en solo tener en cuenta este “camino de ida sin vuelta”, unidireccional, Sur-Norte. Trabajar a favor de la justicia en las transacciones comerciales internacionales implica reivindicar, también, esta justicia en el comercio local, ya sea en el Sur o en el Norte.

Así lo han afirmado algunas organizaciones de comercio justo, activistas e intelectuales latinoamericanos con vínculos estrechos con la economía solidaria. En palabras de Rosemary Gomes8: “El comercio justo está basado históricamente en la exportación Sur-Norte, y creemos que debe traspasar ese límite de origen. (…) Avanzar promoviendo el desarrollo de mercados internos justos y solidarios y relaciones comerciales regionales Sur- Sur”. En la misma dirección se posiciona Pablo Guerra9: “El comercio justo fue creado y desarrollado con una visión muy paternalista y a pesar de los esfuerzos en contrario, también fuertemente euro-centrista. En otros términos, digamos que el comercio justo debe progresar desde una concepción altruista a una más solidaria”.

Tomando la perspectiva de la soberanía alimentaria, el eje de gravedad se centra en lo local siendo el comercio internacional un complemento al mismo. De tal modo que la prioridad ya no es “vender más”, sino que los productores y consumidores en el Sur, en este caso, puedan producir y alimentarse de una forma sana y saludable, que tengan capacidad de decidir sobre las políticas agrícolas y alimentarias, etc. Y este “marco” es el mejor antídoto a un comercio justo que a pesar de su “etiqueta” puede caer fácilmente en las mismas prácticas del comercio internacional que dice combatir.

Un productor de comercio justo tiene que tener asegurada, primero, su seguridad y soberanía alimentaria. ¿Qué sentido tendría apostar por la exportación de café, cacao, quínoa… de comercio justo si aquellos que lo producen no tienen qué comer? Esto que puede parecer obvio, no lo es. Al poner el énfasis en la exportación, esta cuestión puede quedar en un segundo plano. Vender más café de comercio justo no garantiza a sus productores salir de la pobreza. Así lo recogía la investigación de la Community Agroecology Network, en 200410, cuando después de entrevistar a varios productores de café de comercio justo de México, Guatemala, El Salvador y Nicaragua concluía que ni su seguridad alimentaria, ni su capacidad para mandar a sus hijas e hijos a la escuela era superior. La mejora de su asistencia sanitaria y educativa, afirmaban, respondía más a las redes locales de apoyo mutuo donde participaban que al mayor precio al que era pagado su café.

Otro elemento a tener en cuenta es dónde se comercializan estos productos. Al priorizar el comercio internacional, aunque “justo”, podemos encontrarnos, como sucede con el comercio convencional de café, que donde menos se consume un café de calidad es, precisamente, en los principales países productores. Apostar por una producción y una distribución local, implica garantizar su consumo en este ámbito, lo que implica no sólo dar acceso a estos productos a escala nacional sino, también, un mayor beneficio para la economía de base y un menor impacto medioambiental en lo que a transporte de mercancías se refiere. Experiencias como las de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA) en México, promoviendo la comercialización a escala nacional de café de comercio justo producido por pequeños campesinos locales11, son un ejemplo a seguir.

Mirar con las gafas de la soberanía alimentaria nos permite, asimismo, combatir otra de las prácticas que se llevan a cabo desde una visión “tradicional y dominante”: importar productos que ya se producen aquí, como vino, miel, aceite…, con componentes sociales y ecológicos equivalentes Vender más, con el consiguiente beneficio para las comunidades origen, justifica estas prácticas, pero desde el punto de vista de la soberanía alimentaria, y como defienden las organizaciones situadas en el polo “global y alternativo”, esto no tiene ningún sentido, ya que este beneficio no compensa ni el impacto medioambiental de su transporte ni la competencia al productor local (aunque esto último no debe implicar en ningún caso caer en una defensa chovinista o localista de los productos “de casa” frente a los de fuera).

De la parte y el todo. Otra debilidad es tomar la parte por el todo. Considerar que “comercio justo” es un paquete de café, de cacao, de te… cuando en realidad es mucho más. Desde un punto de vista “tradicional y dominante”, al poner el énfasis en los criterios de producción en origen (salarios y condiciones de trabajo dignas, respeto al medio ambiente, igualdad entre hombres y mujeres…), la visión de conjunto, de la cadena de comercialización, se pierde. En consecuencia, se aplican una serie de criterios de justicia social y ecológica en origen pero no al resto de actores que participan en la cadena, cayendo en una visión muy reduccionista de lo que son las relaciones comerciales y dándose la paradoja que se evalúa, sanciona… al productor en el Sur si no cumple con dichos criterios, no así al punto de venta en el Norte, aunque, como en el caso de las grandes superficies o multinacionales de la agroindustria, no cumpla con ninguna de estas garantías.

Y es que el comercio justo no puede entenderse como una práctica aislada en relación al modelo de producción, distribución y consumo. No se trata de un “islote” al margen del sistema capitalista, sino que se inserta en el mismo. Ser conscientes de ello, como nos ubica la perspectiva política de la soberanía alimentaria, es la mejor manera de luchar contra los “cantos de sirena” de un capitalismo teñido de solidario y de verde.

De amigos y enemigos. Querer vender cuanto más mejor, aunque pueda parecer contradictorio, no es siempre la mejor opción. ¿Vender más productos de comercio justo a qué precio? ¿A través de qué canales de distribución? ¿Con qué estrategias comerciales? Son preguntas clave para no precipitarnos al elegir “compañeros de viaje”. A menudo, desde organizaciones que situaríamos en el polo “tradicional y dominante” se justifica la venta de comercio justo en supermercados o a través de multinacionales de la industria agroalimentaria con el teórico fin de llegar a más gente, conseguir más ventas y, consecuentemente, más ingresos para las organizaciones del Sur. Pero hay una cuestión fundamenta a tener en cuenta, ¿trabajando con los mismos que generan y se benefician de las injustas reglas del comercio internacional conseguiremos cambiar dichas políticas? Creo que no.

Las empresas de la gran distribución (los supermercados), promotoras de un modelo de agricultura intensiva, quilométrica, petrodependiente…, que acaba con la agrodiversidad, que paga unos precios muy bajos al campesinado y, en consecuencia, lo empobrece, que fomenta unas relaciones laborales basadas en la precariedad, que insta a un consumo irracional e insostenible12, han visto en la comercialización de productos de comercio justo, también en los ecológicos, un nuevo nicho de mercado y una opción para el marketing empresarial. Carrefour, Mercadona, Eroski, El Corte Inglés, Alcampo, entre otros, a pesar de intentar dotarse de una imagen “equitativa y responsable” con la comercialización de dichos productos, no han cambiado sus prácticas y siguen acumulando denuncias por políticas antisindicales, opacidad en el establecimiento del precio de sus productos, competencia desleal con el comercio local, etc.

Multinacionales como Nestlé, Kraft Foods, Procter & Gamble, Mc Donald’s o Starbuck’s han promocionado marcas propias de comercio justo y distribuyen en algunos de sus establecimientos productos certificados. El caso de Nestlé es  uno de los que ha generado mayor polémica, ¿cómo la empresa más boicoteada del mundo, acusada de violar derechos medioambientales y humanos, puede ‘promover’ el comercio justo? En octubre de 2005, Nestlé, en Gran Bretaña, lanzó su primer café de comercio justo: el Nescafé Partner’s Blend, certificado por la Fairtrade Foundation (FLO Internacional). El director de  la  certificadora, Harriet Lamb, mostraba su satisfacción al afirmar que la decisión tomada por Nestlé era resultado de la presión ejercida por la ciudadanía y consideraba a  Nestlé como “una gran multinacional que escucha a la gente y les da lo que pide”13. Sin comentarios.

La certificación de productos de comercio justo es otra cuestión controvertida y elemento de división. Mientras que para el sector “tradicional y dominante” la certificación permite llegar a más gente y que grandes superficies y multinacionales comercialicen estos productos, lo que consideran un logro del movimiento; para el “polo global y alternativo” la certificación responde solamente a una lógica comercial y el sello FLO Internacional14 acaba excluyendo a la tienda de comercio justo como garante de la equidad del producto. A partir de esta certificación, cualquier supermercado o gran superficie queda legitimada para vender un producto de comercio justo, con el sello correspondiente. Nadie puede evitar que Wal-Mart, Carrefour, Mercadona… tengan en sus establecimientos productos certificados de comercio justo, ni que Nestlé, Chiquita o Dole promuevan marcas propias de  comercio justo y solidario.

Otra práctica polémica es la certificación de grandes plantaciones privadas en el Sur, con el objetivo de cubrir el aumento de la demanda del mercado de comercio justo. La Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productoras de Comercio Justo (CLAC) denuncia este hecho al considerar que antepone los intereses del mercado a las necesidades de los pequeños productores15. Pero pese a las críticas, las transnacionales de la industria bananera, como Chiquita y Dole, ya han conseguido la  certificación de sus plantaciones de plátanos y éstos ya se pueden encontrar en los supermercados británicos y norteamericanos.

Apuntes finales

A partir de lo anteriormente señalado, podemos concluir que sólo un discurso y una práctica del comercio justo que rompa con las injustas políticas agrarias y comerciales, tanto en el Norte como en el Sur, nos permitirá avanzar hacia otro modelo más justo, social y ecológicamente hablando.

La soberanía alimentaria plantea un paradigma global alternativo al actual sistema agroalimentario, desde la producción, pasando por la distribución hasta el consumo; mientras que el comercio justo incide, especialmente, en una parte, la comercialización y distribución, aunque teniendo muy en cuenta, desde la perspectiva “global y alternativa” el conjunto de la cadena. Es aquí donde soberanía alimentaria y comercio justo se encuentran y la primera dota de perspectiva a la segunda.

Un comercio justo es imposible sin el marco político de la soberanía alimentaria. Si las y los campesinos no tienen acceso a los bienes naturales (agua, tierra, semillas…), si las y los consumidores no pueden decidir, por ejemplo, el consumo de alimentos libres de transgénicos, si los Estados no son soberanos a la hora de decidir sus políticas agrícolas y alimentarias…, si estos elementos no se cumplen, no puede existir un comercio justo, porqué las transacciones comerciales seguirán en manos de empresas multinacionales, apoyadas por élites políticas, quienes básicamente buscan hacer negocio con la agricultura y la alimentación.

Asimismo, en la medida en que el comercio justo, como es el caso de la visión “tradicional y dominante”, no toma como demanda estratégica la soberanía alimentaria, ni se sitúa en esta perspectiva política, sus prácticas comerciales más que avanzar hacia un comercio con justicia contribuyen, en el mejor de los casos, a unas pocas experiencias anecdóticas en el marco de las transacciones comerciales internacionales con la venta de algunos productos de comercio justo y, en el peor de los casos, acaban limpiando la imagen de determinadas multinacionales, responsables de estas políticas, justificando sus prácticas injustas y contribuyendo a una percepción social favorable a las mismas escondiendo las causas de fondo de los desequilibrios Norte-Sur. De este modo, el comercio justo puede acabar siendo una alternativa muy limitada, cuando no una corrección parcial al paradigma comercial dominante.

Por su parte, la soberanía alimentaria debería de incorporar las demandas del comercio justo, desde una perspectiva “global y alternativa”, porqué éstas permiten profundizar en unos criterios de justicia social y ecológica en los intercambios comerciales, a la vez que la experiencia y el saber acumulado por el comercio justo Norte-Sur puede ser muy útil a la hora de enfrentar nuevos retos en la comercialización y la distribución alternativa. Si el comercio justo Norte-Sur ha conseguido aplicar unos criterios de justicia y una alta transparencia y confianza en los intercambios comerciales de “larga distancia”, aplicar estas mismas prácticas en los circuitos cortos de comercialización debería de ser mucho más fácil.

La complejidad del comercio justo a escala internacional, con intercambios que van más allá de la relación directa campesino/a y consumidor/a y que implican necesariamente más actores (distribuidores, transformadores, transportistas, etc.), nos puede dar instrumentos en la medida en que sea necesario complejizar los circuitos cortos de comercialización en el marco de una economía solidaria. Además, la soberanía alimentaria no niega el intercambio comercial internacional, a pesar de poner el énfasis en la comercialización local, por lo cual las prácticas de comercio justo internacional para aquellos productos que no se elaboren en el Norte (café, cacao, azúcar…) y se tengan que importar del Sur y viceversa continuarán siendo necesarias.

Las gafas de la soberanía alimentaria son imprescindibles para dotar de perspectiva política a un comercio justo radicalmente transformador. Y la experiencia, teórica y práctica, acumulada por el movimiento por un comercio justo, un buen bagaje a tener en cuenta por la soberanía alimentaria.

Notas 

1/ EFTA, (1998), Anuario de comercio justo 1998-2000, EFTA, Gante.
2/ Para un análisis más detallado del polo “tradicional y dominante” y del “global y alternativo” en el movimiento por un comercio justo ver artículo: Vivas, E., (2006), “Los quiénes y el qué en el movimiento del comercio justo”, en Montagut, X. y Vivas, E., ¿Adónde va el comercio justo?, Icaria ed., Barcelona pp. 11-27.
3/ GRAIN (2008) El negocio de matar de hambre en: http://www.grain.org/articles/?id=40
4/ Desmarais, AA., (2007), La Vía Campesina. La globalización y el poder del campesinado, Ed. Popular, Madrid.
5/ Ibíd.
6/ McMichael, P., (2006) “Feeding the world: agriculture, development and ecology”, en Panitch, L. y Leys, C., Socialist Register 2007, Merlin Press, Londres, pp. 170-194.
7/ Vivas, E., (2010), El sistema agroalimentario mundial al descubierto. La soberanía alimentaria y el comercio justo como alternativas, memoria de doctorado, inédito.
8/ Gomes, R., (2007), “Relaciones norte-sur y sur-sur en el comercio justo: retos y perspectivas” en Angulo, N. y Fernández, M., Afirmando prácticas democráticas y estrategias solidarias para un desarrollo sustentable, Grupo Red de Economía Solidaria del Perú y Universidad de La Habana, Lima, pp. 101-104.
9/ Guerra, P. (2007) El comercio justo en debate en: http://alainet.org/active/17251
10/ Holt-Giménez, E., Bailey, I. y Sampson, D., (2008) Justo hasta la última gota. Los retos empresariales para el café de comercio justo, Ed. Sodepaz, Madrid.
11/ Leer más sobre esta experiencia en: Montagut, X. y Vivas, E., (2009) Del campo al plato. Los circuitos de producción y distribución de alimentos, Icaria ed., Barcelona.
12/ Vivas, E., (2007), “La distribución moderna: la invasión de los supermercados”, en Viento Sur, nº 94, pp. 56-64.
13/ Jacquiau, C., (2006), Les coulisses du commerce equitable, Mille et une nuits, París.
14/ El sello FLO Internacional (Fairtade Labelling Organizations) fue creado el año 1997, con el objetivo de  homogeneizar criterios de  certificación de los productos de comercio justo y de integrar en una única certificadora internacional iniciativas surgidas anteriormente en otros países como Max Havelaar en Suiza, Bélgica, Francia…; Transfair en Alemania, Italia, Estados Unidos, Austria…; Fairtrade en Gran Bretaña e Irlanda, entre otros.
15/  Setem, (2006), El comercio justo en España 2006, Icaria ed., Barcelona.

*Descargar el informe completo ‘El comercio justo en Andalucía 2011: Estado actual y significación territorial’ aquí.

Entry filed under: en llibres. Tags: , .

Yo desobedezco. ¿Y tú? “No ens podem limitar a voler menjar bé i punt, cal un canvi de model agrícola i alimentari”


Los mitos del sistema alimentario | Público

[octubre] Curs a València: Qui decideix què mengem?

[novembre] Curs a Barcelona: Qui decideix què mengem?

últims tweets

Error: Twitter did not respond. Please wait a few minutes and refresh this page.

¿Quién tiene miedo de la agricultura ecológica? (I)

¿Quién tiene miedo de la agricultura ecológica? (II)

Categories

Teresa Forcades y Esther Vivas en ParaTodosLa2

Conversa entre Teresa Forcades i Esther Vivas

Podem seguir menjant tanta carn? | Etselquemenges

Soberanía alimentaria, una perspectiva feminista

Coca-Cola es así | Público

Mercadona, ¿supermercados de confianza? | Público

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 738 other followers

%d bloggers like this: