San Valentín: rosas y espinas

14/02/2014 at 09:30 6 comentaris

rosas[en català]

Esther Vivas | Público

El amor se ha convertido en objeto de marketing. San Valentín es el mejor ejemplo, el día de los enamorados. Todo vale para hacer negocio y poner precio a lo que sentimos. Una rosa roja es la sublime expresión de ese amor, convertido en mercancía. Millones de rosas son comercializadas el día de San Valentín. Pero, ¿de dónde llegan? ¿Cómo han sido cultivadas? ¿Por quién? La mayor parte vienen de Kenya, Etiopía, Colombia y Ecuador, los mayores exportadores hacia la Unión Europea. Su origen poco tiene que ver con la imagen idílica que buscan representar. La precariedad laboral, la mala salud de sus trabajadores, el impacto en el medio ambiente es lo que se esconden.

Las mujeres son la principal fuerza de trabajo en estas “maquilas” del Sur global. Mujeres que no reciben rosas sino que las producen de sol a sol por salarios de miseria y en condiciones laborales extremadamente precarias. En las plantaciones de África del este y de Colombia, se calcula que pueden llegar a trabajar hasta 15 horas al día para cubrir las exigentes demandas de los clientes, según el informe Amargo florecer de War on Want. En Colombia, representan el 65% de la mano de obra, la mayoría migrantes rurales, y en Kenya el 75%. Sus salarios son de miseria. En Kenya, la retribución es de unos 33 euros al mes, y no da para cubrir necesidades tan básicas como la alimentación, la vivienda, el transporte. A menudo, son obligadas a trabajar horas extras sin remuneración, de negarse pierden el empleo. La temporalidad es la moneda de cambio.

La presencia de sindicatos independientes es casi inexistente. Las condiciones laborales precarias dificultan la organización sindical y aquellos que lo intentan acaban siendo amenazados y acosados por la empresa. En Colombia, según War on Want, se calcula que menos de un 5% de los trabajadores forma parte de un sindicato; en Kenya, la cifra oscila entorno el 16-17%; y en Etiopía es igual a 0. Las empresas de flores, además, tienen un largo currículum de persecución sindical y de creación de sindicatos patronales.

La salud de la plantilla, y en especial la de las mujeres, se ve fuertemente perjudicada por el uso sistemático de agrotóxicos. Alergias, irritaciones de piel, dolores de cabeza, problemas respiratorios, desmayos son algunas de las consecuencias. A pesar de que la Organización Mundial de la Salud advierte de un necesario intervalo de 24 horas entre la aplicación de pesticidas y la entrada en el invernadero, estas precauciones no se cumplen. Se calcula, según War on Want, que sus trabajadores están expuestos a un total de 127 pesticidas distintos, el 20% de los cuales prohibidos en Estados Unidos por considerarse cancerígenos. Asimismo, según el Instituto Nacional de Salud de Colombia, las mujeres que trabajan en estos cultivos sufren la mayor parte de los abortos, partos prematuros y malformaciones congénitas que se dan en el país.

Capítulo aparte merece el impacto medioambiental. El cultivo de flores necesita de grandes cantidades de agua, lo que genera una fuerte competencia entre el “consumo” de agua para las flores y para las personas u otras tierras de cultivo. De este modo, regiones como la Sabana de Bogotá en Colombia, donde se concentra la industria de la floricultura, sufren graves problemas de abastecimiento de agua, y esta tiene que importarse de otras regiones. Lo mismo sucede en distintos países exportadores de flores. Además, la no alternancia de cultivos impide la regeneración del suelo y lo agota y el uso indiscriminado de pesticidas contamina la tierra y el agua. Sin contar, el impacto de unas flores que viajan miles de kilómetros hasta llegar a nuestros hogares.

La competencia con la agricultura es otra de las consecuencias de esta producción. En Colombia, como recoge el informe Las raíces de la flores de la campaña No te comas el mundo, en las regiones donde hoy se cultivan claveles, rosas, crisantemos y dalias, antes se plantaba trigo, cebada, maíz, patata y hortalizas. Actualmente, el monocultivo de la flor ocupa extensas latitudes a costa de la seguridad alimentaria de las personas, el aumento del precio de productos básicos y la expulsión de campesinos de sus tierras.

Unas rosas que perpetúan aquí un arquetipo de amor romántico basado en la supeditación de la mujer al hombre. Las flores de San Valentín, más allá del marketing, expresan la subordinación de un sexo al otro e imponen un amor normativizado y heteropatriacal. No sólo el dolor de quienes son explotados kilómetros allá esconden dichas rosas sino el de quienes ciegamente, como cupido, creen en un ideal imposible generador de dolor, amargura y dependencia.

Las rosas de San Valentín nos prometen amor, pero ocultan afiladas espinas.

*Artículo en Público.es, 14/02/2014.

Entry filed under: web. Tags: , .

“La soberanía alimentaria significa poder decidir” “Vivimos en un mundo que genera hambre en un planeta de la abundancia”

6 comentaris

Trackback this post


Novedad editorial

Novetat editorial

Categories

Instagram

. . El feminismo implica derechos, igualdad, que las mujeres podamos decidir. Y todo esto es imprescindible en la maternidad. . Necesitamos una maternidad feminista en la que las mujeres podamos elegir si ser madres o no, si queremos abortar o tener una criatura, con capacidad de decisión sobre nuestro embarazo, parto y lactancia. . De todo esto, y más, hablo en la entrevista con @noticiaspositivas. . La podéis leer en el link de la bio 😉 . ...................................................... . Nota: . Como algunas me habéis dicho que teníais dudas sobre elconcepto del "derecho a ser madre", os dejo a continuación mi opinión más desarrollada al respecto. . Considero importante reivindicar la maternidad como derecho sino queremos que esta acabe siendo un privilegio de mujeres de clase media y alta. . Se trata de un fragmento de una entrevista con Diario 16. Allí decía: . "Ser madre es un deseo legítimo y es un derecho que no puede vulnerar los derechos de terceros. Me explico. . La experiencia materna viene travesada no solo por una cuestión de género sino también de clase y raza. No todas las personas tienen garantizado el derecho a ser madres. . Si cuentas con un trabajo precario, no llegas a final de mes o apenas puedes pagar una vivienda tienes más números para posponer la maternidad, enfrentar dificultades para quedarte embarazada, o no tener el número de criaturas que deseas. . Hay que reivindicar que la maternidad sea un derecho y no un privilegio. . Sin embargo, cuando hablamos de maternidad subrogada, el deseo de tener criaturas choca con los derechos de la madre gestante a poder decidir sobre su cuerpo y con el derecho del recién nacido a estar en contacto con su madre gestante. . Tal vez alguien dirá que esto último también sucede en un proceso de adopción. La gran diferencia radica en que una criatura adoptada se encuentra en dichas circunstancias, mientras que un bebé gestado por subrogación es su familia quien le hace pasar a sabiendas por este trance. . No se puede ser madre o padre a cualquier precio".
. . ¿Cómo deconstruir las maternidades? . ¿Qué rol cumple el Estado y el feminismo a la hora de maternar? . ¿Qué hacer con la culpa? . ¿Existe el instinto materno? . De todo esto y mucho más hablé con @mielasol de @feminacida en el #DiálogosEnAislamiento sobre maternidades feministas 💚 . El directo en Instagram, lo podéis ver en el link de la bio. . . #MamáDesobediente #MaternidadFeminista #MamáFeminista #MaternidadesFeministas #Feminismo #Maternidad #Maternidades

Twitter

Què menjarem l’any 2025?

O negócio da comida

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Premio BioCultura 2015

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona

Top ten | dones i alimentació sana

Sobirània alimentària!


%d bloggers like this: