“Una educación transformadora debe apelar a la indignación y a la movilización”

09/03/2015 at 10:48 1 comentari

chRevista Internacional sobre Investigación en Educación Global para el Desarrollo

Entrevista a Esther Vivas en motivo del Congreso de Educación para el Desarrollo organizado por Hegoa en octubre de 2014.

Lo primero de todo. ¿Te podrías presentar? ¿Cómo te definirías?

Mi nombre es Esther Vivas y, desde hace años, participo en movimientos, organizaciones sociales y en iniciativas que lo que buscan es cambiar las actuales reglas del juego como en su momento fue el movimiento antiglobalización, antiguerra, contra el cambio climático o propuestas a favor de la soberanía alimentaria y el consumo crítico.

¿Cómo crees que nacieron esas intuiciones e inquietudes en ti? ¿Eres capaz de reconocer algún tipo de proceso educativo (consciente o inconsciente, organizado o desorganizado…) que te hiciera llegar a ellas, a día de hoy.

Muchas veces asociamos educación a educación formal, a la educación recibida en la escuela, pero, desde mi punto de vista, la educación va mucho más allá y tiene que ver con los “inputs” que recibes de tu familia, amigos, entorno. Todo esto, en un determinado momento, puede llevar a preguntarte sobre el porqué de muchas cosas, del funcionamiento de la economía, la política…, de las causas de las desigualdades. Estas inquietudes, en mi caso particular, fueron las que me condujeron a participar en esta serie de espacios que antes te nombraba.

¿Algo que haya propiciado el nacimiento de esas inquietudes?

En su momento, cuando estudiaba en la universidad participé en organizaciones que trabajaban con colectivos de otros países de Europa. A partir de estos contactos, y una vez acabé mis estudios de periodismo, fui a trabajar, primero, a Inglaterra y, después, a Holanda y Nicaragua en organizaciones que planteaban la educación como un instrumento de transformación social y política.

¿Cuáles son tus expectativas respecto al Congreso? 

A la hora de participar en el congreso no tenía unas expectativas concretas, pero sí que fue muy gratificante ver el alto número de personas que asistieron, el interés que despierta esta otra mirada a la educación, una educación emancipadora-transformadora-movilizadora, y la apuesta por parte de muchas organizaciones y personas por una educación que busca el cambio social.

¿Qué elementos básicos crees que debe tener una educación transformadora hoy en día?

En primer lugar, creo que debe cuestionar una serie de verdades absolutas que desde siempre nos han “impuesto”. En oposición a una educación dominante que insta a la apatía y al inmovilismo. En segundo lugar, una educación transformadora debe apelar a la indignación, a la movilización y a la organización de las personas. En este sentido, creo que los movimientos sociales avanzan y apuestan en esta dirección y es aquí donde considero interesante el encuentro entre movimientos transformadores y organizaciones sociales críticas que defienden este cambio.

¿Qué actores y procesos piensas que han de ponerse en marcha para que esa educación transformadora sea posible?

Procesos de confluencia y coordinación que permitan sumar cada vez más actores para que el cambio social sea posible más allá de las inquietudes individuales. Si la crisis ha tenido algo de “positivo” es que ha cuestionado una determinada manera, que nos han “inoculado”, de ver el mundo, donde se nos decía que éramos culpables y cómplices de esta situación de crisis, que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades. En cambio, lo que muchas personas han percibido es que con la crisis se han rescatado a los bancos, mientras se ha hundido a las personas en la miseria más absoluta. Esto ha generado una indignación popular, que en definitiva es un primer paso para cambiar las cosas, y ha planteado procesos de convergencia y encuentro entre distintos actores, del cual la emergencia del 15 M y las mareas en defensa de los servicios públicos son el mejor ejemplo.

¿Cómo crees que se podría concretar esa educación transformadora en los centros educativos (colegios, institutos…)?

Creo que la educación formal también tiene que jugar un papel crucial en este cuestionamiento de la realidad, en hacer pensar a las personas. El problema es que estamos asistiendo a un proceso de privatización del sistema educativo, en el cual los valores de la educación a menudo ya no tienen un fin social sino económico y hasta cierto punto “ideológico”. De aquí que sea tan importante abogar por una educación pública y de calidad al servicio de la mayoría. En este sistema educativo, encontramos a profesionales con una gran experiencia y vocación. Hay que apoyarlos y sumar esfuerzos. Y no sólo entre aquellos que trabajan dentro de este sistema educativo sino con el conjunto de la sociedad. En última instancia, una educación al servicio de todos es una educación para nuestro futuro.

¿Qué tipo de iniciativas crees que podrían ponerse en marcha vinculando la Educación, en sentido formal y no formal, con la soberanía alimentaria y la economía social?

Ya se están dando algunos procesos impulsados por docentes, padres y madres en los centros educativos. En concreto, una experiencia que creo que es muy interesante son los comedores escolares ecológicos, que en los últimos tiempos y, poco a poco, empiezan a organizarse. Lo que buscan es recuperar la capacidad de decidir sobre aquello que comemos, el contacto con la tierra, la naturaleza, con quienes producen la comida. Creo que los comedores escolares ecológicos son un instrumento esencial para poner a trabajar conjuntamente a distintos actores que participan en el sistema educativo, a la vez que dan una opción económica al campesinado permitiéndole comercializar directamente su producto y a los pequeños les permite comer mejor.

¿Qué papel crees que debe tener la investigación en los procesos de Educación para el Desarrollo?

La apuesta por la investigación por parte de cualquier proyecto social que plantee un cambio es esencial. A menudo, una de las dificultades es la falta de recursos para investigar desde una perspectiva alternativa. A pesar de ello, hay experiencias interesantes que señalan que no podemos dejar de lado la investigación en Educación para el Desarrollo, porque la sistematización de datos y la reflexión sobre procesos también nos permite un aprendizaje colectivo sobre el trabajo que llevamos a cabo. Así que en la medida en que las organizaciones puedan apostar por una investigación sobre estas prácticas y procesos es fundamental e importante.

¿Cuáles crees que son los retos que tiene la Educación para el Desarrollo a corto, medio y largo plazo?

Ya he mencionado antes como algunos son el cuestionamiento del sistema, la indignación, la organización y la movilización social en la calle para conseguir dichas transformaciones. Añadir, tal vez, la toma de conciencia política para cambiar las cosas.

Por favor ¿puedes indicar alguna imagen que visibilice lo que significa la Educación para el Desarrollo para ti?.

Una imagen sería la de la bicicleta, en la que es necesario un esfuerzo constante para avanzar. Y le añadiría, de hecho, unas cuantas bicicletas más… porque el cambio transformador no es solo individual sino colectivo. Por lo tanto, la imagen de la Educación para el Desarrollo sería, para mí, un pelotón de bicicletas con personas muy distintas que avanzan para generar este proceso de transformación social.

Tus recientes publicaciones y participación en jornadas, seminarios, congresos… te ponen en contacto con mucha gente muy interesante. ¿Podrías mencionarnos algunos aprendizajes relevantes adquiridos en estos contactos y experiencias?

El aprendizaje en lo personal siempre es de lo más fructífero, ya sea a partir de encuentros, debates u otras experiencias. Donde más he aprendido ha sido y es en la participación en movimientos y organizaciones sociales, trabajando con personas muy distintas pero con un mismo fin.

Muchísimas gracias, Esther por tu compromiso, por tu participación en esta entrevista y por la claridad con que nos ayudas a entender la realidad actual.

Entry filed under: web. Tags: .

“Formar part d’un grup de consum és un primer pas per a canviar els nostres hàbits alimentaris” “Som antisistema perquè no hi ha altra opció”


Mamá alcaldesa | El Periódico

Cuando las rosas ocultan espinas | El Periódico

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

Categories

Premio BioCultura 2015

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona


%d bloggers like this: