Jeremy Corbyn, huracán de cambio

17/09/2015 at 09:51

UNILAD-jeremy-corbyn-policies-32Esther Vivas | Público

El “cambio” llega al corazón de la bestia, a la capital de La City londinense. Si hasta ahora la emergencia de una nueva política indignada y antiausteridad amenazaba solo la periferia de la Unión Europea, con Grecia y el Estado español como estandartes, la victoria del parlamentario Jeremy Corbyn al frente del laborismo británico “ataca” al capital financiero e imperialista desde su seno.

Contra todo pronóstico al presentarse como candidato a las primarias del partido, Jeremy Corbyn remontó las encuestas y consiguió, este sábado, en primera vuelta y con un contundente 59’9% de los votos, el liderazgo de la organización. El veterano Corbyn logró aquello que parecía imposible, que el aspirante antiausteridad, solidario con los refugiados, ecologista y antimilitarista se hiciera con la cabeza de un moribundo partido laborista, devolviendo la ilusión a militantes y simpatizantes. Lo que la izquierda laborista no consiguió en su momento álgido, ahora se ha hecho realidad de manera inesperada e imprevista.

Su campaña, desbordante de ilusión, de mensajes virales y de mitines multitudinarios, fue capaz de combatir ese discurso del miedo, del pánico que destila el poder de siempre al sentirse amenazado, y al que tanto aquí como en Grecia nos tienen acostumbrados. A pesar de que el blairismo cargó con toda su artillería contra Corbyn, la metralla no fue suficiente para derrotar la esperanza.

De hecho, la socialdemocracia británica, convertida, como en el resto de Europa, al social-liberalismo, y en alianza con el poder económico y financiero, es quien cavó su propia tumba. El triunfo de Corbyn se erige sobre un laborismo que ha traicionado los intereses de su propia base social. Lo hemos visto en Grecia con el PASOK y en el Estado español cuando el PSOE en las pasadas elecciones europeas sacó los peores resultados de su historia: solo el 23% de los votos.

No en vano Corbyn se ha mostrado en sintonía con Podemos y con la Syriza que en su momento representó el cambio, no con la que claudicó ante La Troika. La diferencia, ahora en Gran Bretaña, es que la alternativa a la obsoleta socialdemocracia surge de la misma socialdemocracia. Sin embargo, y salvando las distancias, la emergencia de todas estas alternativas políticas representa y visualiza el profundo desencanto social y ciudadano con la política tradicional, o lo que se ha venido a llamar “vieja política”. La gente ha dicho “basta”. Los militantes y simpatizantes del partido laborista, votando a Corbyn, han expresado su profundo malestar con una dirección que siente se ha vendido al mejor postor. Su voto era el voto del no a los recortes, del no a la precariedad, del no a las privatizaciones, del no a la austeridad. ¿Les suena?

No es la primera vez que frente a la Europa del capital y la guerra, las gentes se ilusionan, se organizan, salen a la calle y plantean cambios. Lo vimos en el ciclo antiglobalización, a principios de los años 2000, con masivos foros sociales, en Florencia, París, Londres…, con la asistencia de miles de personas de todo el continente. Lo vimos con el movimiento occupier e indignado que en el 2011 plantó su bandera en centenares de plazas de ciudades de toda Europa, con su epicentro en el Estado español. Lo vemos ahora, con la emergencia de una “nueva política” que plantea “cambios” no solo en lo social sino en lo político e institucional. Su objetivo: ganar.

Claro que Corbyn no lo tendrá fácil. La vieja guardia del partido laborista lleva meses alzada en su contra y hará todo lo posible para hundirlo. El programa del nuevo líder se sitúa en las antípodas del derrotado blairismo, pero cuenta con el apoyo de miles de personas. Llevar a cabo su proyecto implicará ser fiel a sus propuestas con todas las consecuencias. Las lecciones del fracaso de Syriza no pueden obviarse. Derrotar la austeridad, lo hemos visto, no es un camino de rosas. Con Corbyn no solo soplan vientos de cambio, sino que llega todo un huracán.

*Artículo en Publico.es, 17/09/2015.

Entry filed under: web. Tags: .

“S’està acabant amb la pagesia i segrestant les llavors” “La Unió Europea és sinònim de menys sobirania”


Mamá alcaldesa | El Periódico

Cuando las rosas ocultan espinas | El Periódico

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

Categories

últims tweets

Error: Twitter did not respond. Please wait a few minutes and refresh this page.

Premio BioCultura 2015

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona


%d bloggers like this: