Queremos una Catalunya libre de corrupción, paro, desahucios, hambre y pobreza

ev13oIntervención de Esther Vivas en el acto central del Procés Constituent 13|10|2 013 Barcelona.

Hoy estamos aquí para decir claro y fuerte que ya no nos creemos sus mentiras. Estamos aquí para decir que el sistema capitalista es un sistema incompatible con la vida, la justicia, la libertad y la democracia. Estamos aquí para decir que no queremos pagar “su” deuda. Estamos aquí para decir que hemos empezado a perder el miedo. Y cuando perdemos el miedo, entonces el futuro es nuestro.

Ante leyes y políticas injustas no queda más remedio que desobedecer. Y eso es lo que hacen tantas personas y movimientos sociales cuando ocupan bancos, viviendas vacías, hospitales, escuelas e incluso supermercados. Pero cuando la gente pide más democracia, cuando la gente quiere llevar la democracia hasta sus últimas consecuencias, entonces, desde el poder, se nos dice que somos antidemócratas, que somos golpistas. Y vemos como el sistema actual es un sistema incapaz de dar cabida a las aspiraciones emancipadoras y profundamente democráticas de la gente.

A pesar de los intentos de criminalización y represión de la protesta, la “mayoría silenciosa”, a la que algunos menudo apelan, se siente más representada por todos aquellos que salen a la calle, luchan y desobedecen que no por quienes recortan y aplican medidas de austeridad.

La conciencia de que no estamos sufriendo una crisis sino una estafa, un robo, un expolio de nuestros derechos es compartido por amplios sectores de la sociedad. Sabemos que no somos culpables ni cómplices de esta crisis. En todo caso, somos víctimas y como tales pedimos explicaciones.

En Catalunya reivindicamos el derecho a decidir, reivindicamos una Catalunya libre, pero queremos también una Catalunya libre de ladrones, corrupción, paro, desahucios, hambre y pobreza. Una Catalunya en manos de las 400 familias que siempre han gobernado este país, una Catalunya en manos de Millets, Montulls, Fainés y Brufaus…, no nos sirve. Queremos poder decidir, pero decidir sobre todo. Porque sabemos que derechos nacionales y derechos sociales son indisociables.

El Procés Constituent quiere sumar a muchas personas para hacer este cambio posible. Y para hacerlo no hay ni recetas mágicas ni manual de instrucciones, pero sabemos que el cambio social y político sólo será posible cuando tomemos conciencia de que nosotros somos mayoría. Y cuando convertimos esa mayoría social, también, en mayoría política.

Una vez en un centro social leí una frase que decía: “Cuando los de abajo se mueven, los de arriba se tambalean”. Es necesario que movamos bien fuerte la silla de los de arriba para que estos caigan de una vez por todas y no vuelvan jamás.

1 comentari

Trackback this post


%d bloggers like this: