La sabiduría popular lo deja claro: somos lo que comemos

02/05/2015 at 13:03

nc[en català]

Una reseña del libro ‘El negocio de la comida’

Josep Burgaya  | Futuro imperfecto

La sabiduría popular ya hace tiempo estableció que “somos lo que comemos”, y la verdad es que la inmensa mayoría de la población mundial come bastante mal. Una parte del mundo come en exceso, especialmente productos hipercalóricos y saturados en grasas que no les aportan sino serios problemas de obesidad y de salud, haciéndose candidatos a morir jóvenes víctimas de enfermedades cardiovasculares. Otra gran parte del mundo, tiene una dieta escasa y poco variada, considerando un éxito el día que puede satisfacer su apetito llenando el plato con algún cereal. Buena parte del mundo, no tiene más objetivo e ideal alimentario que poderse satisfacer y desconoce la noción de gastronomía, sencillamente porque no se puede ni plantear de comer variado y, mucho menos, de poder elegir. Como en otros ámbitos, la paradoja de nuestros días es por qué hay más gente que pasa hambre de la que había habido nunca, cuando producimos más productos alimenticios que nunca. ¿Cómo es posible que habiendo quien le faltan los alimentos básicos, se malgaste y se tiren a la basura el 60% de los alimentos?

Esther Vivas es una conocida periodista y activista que rastrea hace años los senderos oscuros y complejos que siguen los alimentos hasta llegar, o no, a nuestras neveras. En El negocio de la comida ¿Quién controla nuestra alimentación? (Icaria, 2014), analiza y destapa las bases y la lógica mercantil del sistema agroalimentario mundial, a fin de intentar comprender por qué los alimentos de una buena parte del mundo en lugar de producirse en entornos cercanos, que parecería lo más lógico a nivel económico y medioambiental, viajan miles de kilómetros hasta llegar a nuestro plato, haciéndonos perder la noción de proximidad, de estacionalidad y de calidad gustativa de los productos, consumiendo una especie de híbridos creados en procesos de modificación genética en los laboratorios. El libro analiza y proporciona información sobre los múltiples aspectos que confluyen en una actividad tan básica y tan extremadamente especulativa.

La lógica del sistema alimentario global tiene que ver con la pervivencia y generación de nuevas formas de hambre, tiene que ver con la presión geopolítica por el control de la tierra y el agua en el planeta, con el cambio climático, con el deterioro medioambiental y en efectos perversos y nocivos sobre nuestra salud, algunos de los cuales como el caso de los transgénicos, todavía no somos conscientes de lo que nos pueden conllevar. Hemos acabado con cerca del 75% de la diversidad agrícola en nombre de un productivismo poco saludable y que fortalece la desigualdad económica y social. Dibuja Esther Vivas algunas alternativas al status quo alimentario, apostando por el comercio justo, la constitución de grupos de consumo y, muy especialmente, para recuperar el concepto de soberanía alimentaria. Un libro imprescindible si no queremos seguir viviendo en la inopia en un aspecto primordial en nuestra vida y nuestra sociedad.

Entry filed under: 02 | El negocio de la comida, web.

“La sociovergència és responsable de la privatització de la sanitat catalana” Arrelades a la terra


Novedad editorial

Novetat editorial

Categories

Instagram

. . El feminismo implica derechos, igualdad, que las mujeres podamos decidir. Y todo esto es imprescindible en la maternidad. . Necesitamos una maternidad feminista en la que las mujeres podamos elegir si ser madres o no, si queremos abortar o tener una criatura, con capacidad de decisión sobre nuestro embarazo, parto y lactancia. . De todo esto, y más, hablo en la entrevista con @noticiaspositivas. . La podéis leer en el link de la bio 😉 . ...................................................... . Nota: . Como algunas me habéis dicho que teníais dudas sobre elconcepto del "derecho a ser madre", os dejo a continuación mi opinión más desarrollada al respecto. . Considero importante reivindicar la maternidad como derecho sino queremos que esta acabe siendo un privilegio de mujeres de clase media y alta. . Se trata de un fragmento de una entrevista con Diario 16. Allí decía: . "Ser madre es un deseo legítimo y es un derecho que no puede vulnerar los derechos de terceros. Me explico. . La experiencia materna viene travesada no solo por una cuestión de género sino también de clase y raza. No todas las personas tienen garantizado el derecho a ser madres. . Si cuentas con un trabajo precario, no llegas a final de mes o apenas puedes pagar una vivienda tienes más números para posponer la maternidad, enfrentar dificultades para quedarte embarazada, o no tener el número de criaturas que deseas. . Hay que reivindicar que la maternidad sea un derecho y no un privilegio. . Sin embargo, cuando hablamos de maternidad subrogada, el deseo de tener criaturas choca con los derechos de la madre gestante a poder decidir sobre su cuerpo y con el derecho del recién nacido a estar en contacto con su madre gestante. . Tal vez alguien dirá que esto último también sucede en un proceso de adopción. La gran diferencia radica en que una criatura adoptada se encuentra en dichas circunstancias, mientras que un bebé gestado por subrogación es su familia quien le hace pasar a sabiendas por este trance. . No se puede ser madre o padre a cualquier precio".
. . ¿Cómo deconstruir las maternidades? . ¿Qué rol cumple el Estado y el feminismo a la hora de maternar? . ¿Qué hacer con la culpa? . ¿Existe el instinto materno? . De todo esto y mucho más hablé con @mielasol de @feminacida en el #DiálogosEnAislamiento sobre maternidades feministas 💚 . El directo en Instagram, lo podéis ver en el link de la bio. . . #MamáDesobediente #MaternidadFeminista #MamáFeminista #MaternidadesFeministas #Feminismo #Maternidad #Maternidades

Twitter

Què menjarem l’any 2025?

O negócio da comida

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Premio BioCultura 2015

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona

Top ten | dones i alimentació sana

Sobirània alimentària!


%d bloggers like this: