Maternidades desobedientes

Una reseña del libro ‘Mamá desobediente’

Mónica Novillo | Opinión Bolivia

La maternidad es una institución sobre la que se han apoyado los fundamentos de nuestras sociedades patriarcales, y que se ha usado como mecanismo simbólico de opresión de las mujeres, pues es portadora de un conjunto de significados, mandatos sociales y modelos ideales que se imponen en torno al hecho de ser madres. Constituyen muestra de ello la asociación que se hace de la femineidad, con el hecho de ser madre y la idea, fuertemente arraigada, de la maternidad como en un destino ineludible de las mujeres.

El libro Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad, de Esther Vivas, es una provocación para pensar las maternidades en plural, reconociendo las diversas formas de ser madre y una invitación a pensar la maternidad en clave de emancipación. Nos convoca a desobedecer los mandatos sociales, romper los moldes preestablecidos y construir, desde el ejercicio de la libertad, nuevas formas de maternidad.

A través de un recorrido por la historia, su propia experiencia, datos estadísticos y estudios académicos, Vivas nos muestra la evolución de los sentidos que adquirió el hecho de ser madre en diferentes momentos históricos. Nos plantea los nudos centrales en los debates sobre la maternidad subrogada, las tensiones sobre la lactancia, la violencia obstétrica, la exaltación de la maternidad, la pérdida gestacional, la adopción, la infertilidad, la reproducción asistida, entre otros.

Denuncia la alianza entre el patriarcado y el capitalismo, que se expresa en la actualidad en el modelo de la “súper mujer” y la madre sacrificada, que compatibiliza el trabajo remunerado y las actividades de cuidado, tratando de ser exitosa, y nunca lograrlo – “…en dos ámbitos que funcionan con lógicas y tiempos distintos” y en el que se privilegia la productividad frente al cuidado. Vivas nos muestra que a pesar de los discursos de reconocimiento de la maternidad, existen contradicciones en la forma en que se abordan desde el Estado, las tareas de cuidado, siendo un rol olvidado por las políticas públicas.

Plantea la necesidad de iniciar la discusión entre las expresiones del movimiento feminista sobre la maternidad y la crianza, en clave “emancipadora, igualitaria y feminista”, reconociendo su valor social, político, económico e histórico y “…reivindicar el papel de la maternidad sin esencialismos, ni ideologizaciones”. 

Tan cerca del día de las madres – en plural, porque formas de ser madres hay muchas – y si, todavía no han encontrado un regalo para una mamá desobediente, busquen el libro para iniciar la reflexión colectiva sobre las maternidades y su dimensión política de transformación.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
LinkedIn
Telegram
Cart Overview