Comida para ricos y para pobres

02/07/2017 at 21:14

[en català]

Esther Vivas | El Periódico

¿Hay comida para ricos y comida para pobres? Pues sí. Nuestro bolsillo y nivel educativo dictan lo que comemos, y no consumen lo mismo quienes llegan holgadamente a final de mes que los que apenas pueden pagar el alquiler o la hipoteca. Comer bien es una cuestión de clase social.

Un 54% de las familias con menores en proceso de desahucio no pueden cubrir sus necesidades alimentarias básicas, según un estudio de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y el Observatori DESC. En Catalunya, la malnutrición afecta a un 4% de los menores de 16 años, con una dieta pobre y sin la diversidad de nutrientes necesaria para su correcto desarrollo. A menos ingresos económicos, las familias gastan en proporción más dinero en comida, pero obtienen un volumen inferior de alimentos y de peor calidad.

La crisis ha modificado nuestra dieta, y un 41% de la población en el Estado español, según el barómetro del CIS, reconoce haber optado por otras pautas alimentarias para ahorrar. Primero se cambia el lugar de compra y después lo que se compra, disminuyendo la cantidad y la calidad. El consumo de galletas, sucedáneos de chocolate, bollería y pastelería no ha hecho sino aumentar, y son los pobres quienes más los compran. No cuesta lo mismo un pan de calidad que una barra de goma. La salud lo paga. Crisis y enfermedad son dos caras de una misma moneda.

Aquí la tasa de obesidad supera la media de los países de la OCDE: el 39% de la población presenta sobrepeso, y el 23%, obesidad. La mala alimentación se concentra en quienes tienen menos estudios e inferior poder adquisitivo, que acostumbran a vivir en un entorno muy obesogénico. Mirando el mapa de la Península queda claro: las comunidades con mayor índice de pobreza, como Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha y Extremadura, concentran las cifras más elevadas de población con exceso de peso. Ricos y pobres ni comen ni viven igual.

Entry filed under: en premsa. Tags: .

De l’Operació Garzón del 92 al Festival Grec passant pel referèndum de l’1O “Los alimentos se han convertido en objeto de negocio”


Lo que nos tragaremos con el CETA | El Periódico

O negócio da comida

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

Categories

Instagram

Lo que nos tragaremos con el CETA: carne tratada con hormonas, colorantes alimentarios prohibidos hasta el momento y manzanas y salmones transgénicos. La ganadería de carne de vacuno y de porcino, el sector de la leche y las denominaciones de origen también saldrán perdiendo
.
Artículo que saco en @elperiodico_cas. Un 1/3 dels aliments que es produeixen al món per consum humà acaben malbaratant-se en el seu camí del camp al plat. Tot un exemple de com els aliments s'han convertit en un negoci! .
En vam parlar dissabte a les jornades d'AICEC-ADICAE a Barcelona, al costat dels companys de la Plataforma Aprofitem els Aliments.

Twitter

Premio BioCultura 2015

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona


%d bloggers like this: