«Una maternidad desobediente te acerca al feminismo»

Ponles cara

Ser madre no es tarea fácil. Esther Vivas lo sabe bien. Desde que le anunciaron que estaba embarazada, empezó a comprobar que vivimos en una sociedad hostil a la maternidad, en la que crianza y empleo son difíciles de compaginar y en la que parece ser que tener un parto respetado es, en muchas ocasiones, una ardua tarea.

A raíz de su experiencia personal, esta periodista catalana empezó una investigación centrada en diferentes ámbitos de la maternidad. Recabó datos sobre fertilidad, embarazo, parto, crianza y lactancia. No sin antes hacer un recorrido teórico sobre el concepto de ser madre en las principales autoras feministas: Aleksandra Kolontai, Simone de Beauvoir, Betty Friedan, Kate Millet, Adrienne Rich… Tras tres años de análisis, reflexión y escritura nacía Mamá desobediente.

Esther Vivas es autora de ‘Mamá desobediente’, una exhaustiva obra en la que aporta diferentes datos y reflexiones sobre la maternidad

Este título, publicado por Capitán Swing en castellano y por Ara Llibres en catalán, no es un ensayo cualquiera sobre maternidad. Se trata de una exhaustiva obra, en la que Vivas aporta datos, citas y completos pies de página. Todo ello con el objetivo de aportar “una mirada feminista a la maternidad con pelos y señales”, tal y como reconoce la autora en una entrevista a Ponles Cara.

“La maternidad te reafirma en tus principios feministas, o te acerca al feminismo si no lo habías hecho todavía”, cuenta la también socióloga. Y es que, tal y como ella misma admite en sus páginas, este libro pretende concienciar sobre cómo los problemas asociados a la maternidad son, en gran medida, derivados del sistema patriarcal.

Vivas quiere acabar con el mito de las madres perfectas, pues insiste en que el mundo de color rosa que venden las famosas y las revistas de corazón no existe. Es más, asegura, que esta visión además de no aportar nada, muestra un ideal de maternidad inasumible ya que “no tiene nada que ver con la experiencia real de las mujeres”.

La estructura socioeconómica también figura en las páginas de la catalana, poniendo como ejemplo, entre otros casos, las recomendaciones de lactancia, -que se extienden hasta los seis meses-  y que, por tanto, entran en conflicto con los períodos de baja por maternidad. En este sentido, Vivas reflexiona sobre si somos o no esclavos de nuestros trabajos pues, generalmente, las mujeres se ven obligadas a retrasar su maternidad por culpa de estos, “llegando así hasta una edad en que nuestra tasa de fertilidad es más baja”. “La conciliación familiar es una farsa por lo que es realmente complicado compaginar crianza y empleo ”, concluye.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
LinkedIn
Telegram
Cart Overview