De la lucha de clases y las cosas del comer

31/10/2014 at 12:31 7 comentaris

pagEsther Vivas | Público

¿Comen lo mismo ricos y pobres? ¿Nuestros ingresos determinan nuestra despensa? Hoy, ¿quiénes son los gordos? A pesar de que a menudo, y desde determinados ámbitos, se asocia con desdén la apuesta por una comida sana y saludable a “una cosa” de “pijos”, “hippies” o “comeflores”, la realidad, como a menudo sucede, dista mucho de los comentarios cortos de miras. Defender una alimentación ecológica, local y campesina es de lo más “revolucionario”.

Si miramos de cerca al modelo agroalimentario vemos como éste viene determinado, sin lugar a dudas, por los intereses del capital, o lo que es lo mismo los intereses de las grandes empresas del sector (agrodindústria y supermercados), las cuales buscan hacer negocio con algo tan esencial como es la comida. El sistema capitalista, en su carrera por transformar necesidades en mercancías y derechos en privilegios, ha convertido los alimentos, y aún más aquellos de calidad, en objeto de lujo. Del mismo modo que ha hecho de la vivienda un bien solo accesible a quienes se lo pueden permitir, y misma suerte corren nuestra sanidad y educación.

Aunque no solo la lógica del capital golpea el modelo alimentario, la mano invisible del patriarcado mueve también los hilos de este sistema. Sino, ¿cómo se explica que aquellas que más producen comida, las mujeres, sean las que más pasan hambre? No olvidemos que entre el 60% y el 80% de la producción de alimentos en los países del Sur, según datos de la FAO, está en manos de las mujeres, sin embargo estás, paradójicamente, son las que sufren el 60% del hambre crónica global. La mujer trabaja la tierra, pero no tiene acceso a la propiedad de la tierra, a los medios de producción, al crédito agrícola. He aquí la cuestión. No se trata de ideologizar los discursos, pero si dejar claro a todos aquellos que consideran que esto del “comer bien” es solo cosa, como dirían en francés, de “bobos”, de “bourgeois bohème”, que nada más lejos de la realidad.

Si damos respuesta a las preguntas iniciales, los datos constatan tal afirmación. ¿Comen lo mismo ricos y pobres? No. ¿Nuestros ingresos determinan nuestra despensa? Efectivamente. Un estudio de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca pone blanco sobre negro: un 45% de los afectados por desahucios tiene dificultades para comprar los alimentos necesarios para comer. Los ingresos económicos ponen límites a lo que adquirimos: disminuye el consumo de carne de vacuno y pescado y, en relación al período anterior a la crisis, el consumo de fruta y verdura fresca. Por contra, aumenta la adquisición de productos menos nutritivos, altamente procesados y ricos en calorías, como los dulces envasados: galletas, chocolates y sucedáneos, bollería y pastelería. Nuestra clase social, formación y poder adquisitivo, determina qué comemos.

Entonces, hoy, ¿quiénes son los gordos? En general, quienes menos tienen, y peor comen. Mirando el mapa de la península queda claro: las comunidades autónomas con mayores índices de pobreza, como Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha y Extremadura, concentran las cifras más elevadas de población con exceso de peso. En Estados Unidos, quienes padecen mayores problemas de obesidad son las comunidades  afroamericanas y latinas. La crisis no hace sino acentuar la diferencia entre comida para ricos y comida para pobres.

Cuestionar el modelo agroalimentario dominante y apostar por otro de antagónico al mismo, que coloque en el centro las necesidades de las personas y el respeto a la tierra, es dar en el corazón de la lucha de clases. Los jornaleros del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) en Andalucía, con Diego Cañamero y Juan Manuel Sánchez Gordillo a la cabeza, difícilmente calificables de “pequeño burgueses”, lo tienen claro. Su trabajo en defensa de un mundo rural vivo, de la tierra para quien la trabaja, a favor de la agricultura ecológica, por otro modelo de consumo es un “combate” en defensa de “los nadie”, los oprimidos.

Apostar por una alimentación y una agricultura local, saludable y campesina, no les quepa duda, es de los más subversivo.

*Artículo en Público.es, 31/10/2014.

Entry filed under: web. Tags: , .

“Cal un canvi profund en les regles del joc per combatre la corrupció política” Les Jornades d’Agroecologia de Godella reivindiquen un canvi en el model agroalimentari

7 comentaris

Trackback this post


Novedad editorial

Novetat editorial

Categories

Instagram

. . Sumar fuerzas con la mítica @maretameva es algo grande 💜🙌🏻💜🙌🏻💜. Y es que hay mujeres que son pura vitalidad, energía y amor, y Cris es una de ellas 😍😍 ........... #Repost @maretameva .......... 🔥Atención Mamás desobedientes🔥 . ¡Estamos de SORTEAZO! . Si quieres ganar un ejemplar del nuevo libro de @esthervivasesteve (puedes elegir idioma), es tremendamente fácil: . 1️⃣ Sigue (con alegría) nuestros perfiles: @maretameva y @esthervivasesteve . 2️⃣ Menciona a una amiga desobediente para que se entere del sorteo y pueda participar también . ✅Puedes mencionar a tantas amigas como quieras, cada nuevo comentario será una oportunidad extra de resultar ganadora . ✅Envío nacional . ✅Tienes hasta el 1 de abril a las 23h para participar . ✅Si no cumples con los requisitos, no pasa nada porque obedecer porque sí es una soberana tontería y acto de summisión, hazlo porque te apetece, porque crees en el proyecto de @esthervivasesteve o porque te apetece ayudarme a hacer crecer mi red. . 🌷Si compartes el sorteo en tus stories te lo agradeceré mil Mucha suerteeeee!!!!😍😍😍😍 . 😬Evidentemente me reservo el derecho de poner o quitar normas si lo veo estrictamente necesario. . 😇Ah! Que casi me olvido: la edición en català es de @arallibres de y la de castellano @capitan_swing_libros . #sorteo #mamádesobediente
. . Muy emocionada con esta reseña de @antoniaceballos3 en @lapoderio 💜💜💜. . A continuación algunos fragmentos ⬇️⬇️⬇️ . -Imprescindible. Si hubiera que elegir un adjetivo para describir #Mamádesobediente. Una mirada feminista a la maternidad, de Esther Vivas (Madrid: @capitan_swing_libros ); sin duda, sería ese. . -Mamá desobediente también es un ensayo muy lúcido, con análisis bien documentados y fundamentados en datos, pero sin olvidar el yo, ese yo que humaniza y que politiza la experiencia de las maternidades. Mamá desobediente es uno de esos libros que te enganchan y no puedes dejar de leer, uno de esos libros cuya estructura está tan bien planteada que llegas al final casi sin darte cuenta, uno de esos libros espejo en los que constantemente estás midiendo tu propia experiencia, tu propio yo que, por supuesto, también es político 😍😍😍. . Leer la reseña completa en el link en la BIO.

Twitter

Què menjarem l’any 2025?

O negócio da comida

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Premio BioCultura 2015

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona

Top ten | dones i alimentació sana

Sobirània alimentària!


%d bloggers like this: