“Hay que sacar la teta del armario”

Núria Navarro | El Periódico

A finales de los 60, la feminista Carol Hanish divulgó –la autoría no está clara– la idea de que ‘lo personal es político’. Quería impugnar así la presunción de que el cuerpo, el sexo, la maternidad y el aborto pertenecían al ámbito de lo privado, que no tenían relevancia pública.

Medio siglo después, hemos evolucionado poco (incluso hay riesgo de involución). La maternidad ya no es un destino ineludible, pero –cielos– cuando es una elección, el sistema pone la zancadilla a las mujeres para hacerla posible. Por eso, y también porque ha experimentado la infertilidad, el embarazo, el parto y el duelo gestacional, la combativa Esther Vivas (Sabadell, 1975) ha escrito ‘Mamá desobediente‘ (Capitán Swing | ARA Llibres, en catalán).

–¿Maternidad feminista? Suena a mezclar agua y aceite.

–A mitad de los años 70, Adrienne Rich planteó la diferencia entre la ‘institución maternal’ y la ‘experiencia materna’. La primera alude a la maternidad en el sistema y la segunda se refiere a la experiencia subjetiva de la mujer en relación con la práctica.

–¿Añade usted algo?

–Para mí, la maternidad feminista es la que rompe con la lógica del patriarcado, que dice que la maternidad es un trabajo que las mujeres deben hacer de manera gratuita e invisible, pero también rompe con la maternidad neoliberal, donde la crianza y los cuidados quedan supeditados al mercado de trabajo.

–¿Y eso cómo se hace?

–Es importante no caer en la individualización de la experiencia materna, porque está muy determinada por el entorno. La maternidad feminista no es tanto lo que ‘yo’ pueda hacer, como trabajar para que el entorno sea amigable. Vivimos en una sociedad hostil a la maternidad, a la crianza y a la lactancia materna. Entre otras cosas, cuando tienes un trabajo precario y apenas puedes pagar una vivienda, pospones el proyecto y eso puede tener consecuencias como la infertilidad vinculada a la edad. Cada día es más difícil quedarse embarazada y te dicen ‘no importa, las técnicas de reproducción asistida lo solucionarán’, pero el problema es político, no técnico.

Seguir leyendo la entrevista aquí.

Email
Whatsapp
Telegram
Instagram
Facebook
Twitter
TikTok
LinkedIn
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound
Cart Overview