¿Qué significa ser madre?

El País Colombia

En su libro ‘Mamá desobediente: una mirada feminista a la maternidad’, la periodista y socióloga Esther Vivas se pregunta: “¿Qué significa ser madre?”. Ante lo cual, muchos y muchas responderían con lugares comunes, casi sagrados, como: “Ser madre es amar sin pedir nada a cambio y por encima de cualquier limitación”… “Ser madre es sacrificio y dedicación absoluta”… “Ser madre es fortaleza y sabiduría”…

Ser madres es… un largo etcétera de virtudes casi sobrehumanas, entre las que nunca aparecen las palabras: libertad, deseo e independencia. Pero, como explica la autora, este sentido sagrado y asexuado de la madre, entendida solo como una mujer dedicada al hogar y la crianza de los hijos, perfecta en su amor filial, como la Virgen, no es más que un modelo impuesto por el patriarcado, la religión y el machismo estructural que aún moldea la cultura.

Las nuevas madres hacen del feminismo una guía para la crianza de sus hijas, o enseñando a sus hijos varones, el respeto por las mujeres y la igualdad de género, previniendo que actúen de forma abusiva y machista.

Aunque, desde luego, la importancia de la maternidad no puede limitarse a una función biológica, históricamente el rol de madre se ha idealizado como el destino único de las mujeres, limitando su proyección y su impacto social como individuo autónomo.

“Con un argumento, el del destino biológico, que ha servido para ocultar la ingente cantidad de trabajo reproductivo que llevamos a cabo, el patriarcado redujo la feminidad a la maternidad, y la mujer a la condición de madre”, argumenta Vivas.

Es, precisamente, esta idealización limitante la que están superando algunas mujeres de las nuevas generaciones, que crecieron con una visión completamente diferente de la maternidad, en la que ser madre no es un destino, sino una opción que exigen escoger con total libertad. El amor sin barreras sigue siendo el motivo que las lleva a decidirse por una familia, pero un amor que las impulsa, un amor que ya no las encierra.

Para Esther Vivas el feminismo no se opone a la maternidad, por el contrario,
lo que buscan las feministas es darle relevancia al embarazo, el parto, la lactancia y la crianza, para reivindicar la maternidad como responsabilidad colectiva.

Seguir leyendo el artículo, aquí.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
LinkedIn
Telegram
Cart Overview