Partos sin violencia

24/07/2018 at 11:48

Esther Vivas | El Periódico

Las mujeres queremos un parto respetado, en que se nos escuche, se tengan en cuenta nuestras necesidades y las del bebé. Un parto sin violencia. Algo que demasiado a menudo no sucede.

No queremos cesáreas y episiotomías innecesarias, separación injustificada con la criatura, partos inducidos arbitrariamente. No queremos que se nos infantilice, se nos engañe. El maltrato que comportan estas prácticas tiene nombre: el de violencia obstétrica. Unas técnicas que ven el embarazo y el parto como una enfermedad, y que a partir de un relación jerárquica, entre el profesional sanitario y la paciente, se tiende a menospreciar nuestra voluntad. Una violencia que nos daña tanto a mujeres como a bebés.

Hay profesionales conscientes, que intentan hacerlo lo mejor que pueden con los recursos a su alcance. Pero todos los facultativos comparten una formación donde casi no se habla de violencia obstétrica, algo que sería esencial para erradicarla.

Tan importante es poder decidir si queremos quedarnos embarazadas y tirar adelante un embarazo, como en caso de hacerlo escoger cómo queremos parir, y hacerlo libres de violencia. Sin embargo, nuestra capacidad de decidir a la hora de dar a luz a menudo se queda en la puerta de los hospitales. De ser protagonistas, pasamos a ser, en el mejor de los casos, meras espectadoras de un parto donde otros toman las decisiones.

La violencia obstétrica es la última frontera de la violencia de género, una violencia física y psicológica ejercida contra las mujeres por el solo hecho de serlo. Una violencia aceptada y justificada por la sociedad y las instituciones, y también por las propias víctimas. “¿Por qué tenemos que quejarnos -pensamos y nos dicen- si tenemos un hermoso bebé entre los brazos?”. El miedo, el abandono, la impotencia y el daño físico que podamos haber sufrido no cuentan. Llega a ser considerado “algo normal”, y en consecuencia no es reconocido como un acto de violencia.

Que una mujer quiera decidir en su parto no es un capricho sino un derecho, que tiene que ser ejercido libre de violencia de género.

Entry filed under: en premsa. Tags: .

Per què són tan importants els pastors? L’evolució del moviment del comerç just i la sobirania alimentària


Madres solas, derechos pendientes

Barcelona en disputa

Por una maternidad feminista

Categories

Twitter

Què menjarem l’any 2025?

O negócio da comida

[3a edición ampliada] El negocio de la comida

‘El Negocio de la Comida’. Gracias!

Premio BioCultura 2015

Grups i cooperatives de consum agroecològic a Barcelona

Top ten | dones i alimentació sana

Sobirània alimentària!


%d bloggers like this: